jueves, diciembre 15, 2005

Alfredo González

Este impresionante músico y amigo nos deleita con una nueva pieza en la que las guitarras se unen para brindarnos lo que perfectamente podría ser una sinfonía estridente.

No hay comentarios: