martes, enero 24, 2006

Lo pequeño

Es interesante ver como ciertas personas dan importancia a eventos que otros no toman en cuenta como algo trascendental. La sensibilidad humana parece estar subordinada al instrumento con el que se perciben las sensaciones, pues de ser propias de dicho instrumento todos los seres humanos recibiríamos el mismo estimulo en el mismo mecanismo sensible y, por ende, responderíamos igual. La subjetividad parece reinar en este aspecto de nuestra existencia terrenal. Algo cambia con la identidad humana y una de esas diferencias entre seres individuales debe ser la causante de la variación de impresiones.

1 comentario:

Lycette Scott dijo...

En mi casa por ejemplo, mi mamá siempre olvida mi cumpleaños, porque para ella esa es una fecha sin la más mínima importancia, nunca se acuerda ni siquiera del suyo.. pero por alguna razón, para mí es una de las pocas fechas que tienen importancia en un año