domingo, febrero 11, 2007

Soledad llegó en la madrugada

Y el momento llegó,
ese en el que me doy cuenta,
en el que noto una carencia.

Amor que te alejas de mí,
me dejaste una madrugada
y quién sabe si volverás.

Pero el amor que perdí
sólo me recuerda una cosa,
que es muy duro soñar.

Te me fuiste una madrugada,
quién sabe si regreses,
mas lo que nunca se irá
es la sensación de soledad.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Saludos amigos Ballester.
Estoy muy conteneto de encontrar poesía en tu blog, porque ocnsidero que no puede ser terrible aquel que siente afecto por la música o la poesía...

So quieres , te invito a que visites el blog de mi padre
http://mauricioodreman.blogspot.com
en dnode recientemente coloqué un fragmento de su poemario "los cantos del crepúsculo"

Saludos y un fuerte abrazo...

Jesús Odremán