martes, julio 17, 2007

De lo que pasó y lo que pasa

Por mucho tiempo busqué la soledad y le di un valor primordial. Pero esto sólo me trajo tristeza y depresión. Al estar conmigo mismo me faltaba algo, lo que me hizo salir a buscar ayuda. A través de sesiones psicológicas logré entender eso que buscaba y, paulatinamente, me abrí a un mundo de contacto con los otros, sin dejar a un lado mis momentos de soledad debido a que ellos forman parte de mi personalidad.

Hoy en día me siento tranquilo, a pesar de que algunas cosas me perturban. Ya no veo en los demás una figura ilógica e inalcanzable, sino que los entiendo como seres que me ayudan a comprenderme a mí mismo. Este es uno de los mejores momentos de mi vida.

1 comentario:

Ibrahim dijo...

A veces podemos conocernos a nosotros a través de los demás, es como si nos viéramos a través de sus ojos, a veces hasta logramos entendernos, lo cuales bastante.

Gracias por la visita...